fbpx

Nuestro blog

BUSCANDO LA ALIMENTACIÓN IDEAL

BUSCANDO LA ALIMENTACIÓN IDEAL

¿Has encontrado tu alimentación ideal? Si la has encontrado, ENHORABUENA. Sino, búscala. Y si no la encuentras, créala!

Os voy a contar mi experiencia con las dietas, y por qué empecé hace más de 10 años a cambiar mi forma de alimentarme.

Parto de la idea, de que llevaba una alimentación, que hoy por hoy, a nivel oficial, se considera saludable: cereales, pan, legumbres, verduras, frutas, carnes, pescados, lácteos, y de vez en cuando dulces, de preferencia caseros.

A pesar de eso, llegó un momento en mi vida, en el que empecé a notar ciertos desequilibrios en mi cuerpo, como por ejemplo: ansiedad, a veces insomnio, inflamación de piel tipo dermatitis y urticaria, alergias, e incluso algún indicador de desequilibrio autoinmune.

Empecé a visitar a especialistas. Me hicieron miles de pruebas, y sin embargo, no encontraron nada. Finalmente, me prescribieron pastillas de manera indefinida. Una solución que realmente no corregía nada. Y que tampoco estaba dispuesta a aceptar.

Pues bien, me puse a buscar por mi cuenta una solución real. Y si no existía, la crearía.

Probé con el deporte, probé con terapias alternativa, con terapias psicosomáticas, … Y todas me ayudaron, pero ninguna me quitó el problema.

Después, me centré en lo que creo es la base de lo que hoy se denominan enfermedades crónicas. Es decir, la alimentación.

El detonante fue una gastroenteritis. Estuve dos días sin comer absolutamente nada. Y al tercer día, habían desaparecido la dermatitis, las alergias y empezaba a dormir como un bebe.

Mi primera decisión fue empezar a preparar todo en casa y comprar todos los productos ecológicos. Es decir, elaboraba toda la comida en casa, incluido el pan, y compraba todos los alimentos en tiendas bio.

Después de un año comiendo alimentos de calidad, las afecciones seguían ahí.

Entonces, pensé que las afecciones crónicas podrían ser el resultado de hábitos crónicos, especialmente alimentarios. Un alimento ingerido de manera ocasional no puede producir ningún efecto permanente en el cuerpo. Simplemente, podría afectarnos puntualmente y luego desaparecer, debido a la capacidad de limpieza de nuestro aparato digestivo.

Basándome en este último razonamiento, me dispuse a analizar cuales eran los alimentos que comía habitualmente. Es decir, aquellos que ingería de manera repetitiva.

Pues bien, la base de mi alimentación eran los cereales. Los cereales contienen hidratos de carbono complejos, es decir, almidones. Los cuales están catalogados oficialmente como saludables.

Resulta que me puse a investigar sobre ello, y encontré numerosas dietas que eliminan los carbohidratos complejos, es decir los almidones. Ejemplos: la dieta sin almidón, la dieta paleo, la dieta autoinmune, la dieta cetogénica, la dieta atkins, la dieta GAPS, etc.

Éstas son dietas que están destinadas a tratar enfermedades y patologías, y algunas incluso se utilizan de manera oficial. La dieta cetogénica la utiliza la Sociedad Española de Endocrinología para tratar niños con epilepsia.

Entonces, descubierta donde podría estar la causa, eliminé de manera drástica todos los cereales de mi dieta. Es decir, arroz, pasta, pan, galletas, bizcochos, …

El resultado fue que en poco tiempo, desaparecieron alergias y demás afecciones. La piel de maravilla, y el desequilibrio autoinmune también había desaparecido.

Era maravilloso! Pero, había un inconveniente. Pasaba hambre por mucho que comiera. Y cada vez estaba más delgada.

Entonces, empecé a probar diferentes tipos de dietas. Os menciono algunas: macrobiótica, vegana, cetogénica, paleo.

  1. Macrobiótica: volví al alimento base del que había partido, cereales, pero esta vez integrales. Los síntomas volvieron a aparecer al tercer día de seguir la dieta.
  2. Vegana: se comen también cereales, aunque lo ideal es que sea muy variada. La probé en numerosas ocasiones, y no llegué a pasar nunca del periodo de transición en el que me sentía sin energía.
  3. Cetogénica: el mayor aporte calórico en esta dieta proviene de las grasas. Y yo al cabo de unos días comiendo así, me sentía como el plomo, pesada y atorada.
  4. Paleo: era parecido a lo que había hecho inicialmente, eliminar cereales. Aunque esta dieta también eliminaba lácteos, y además tenía otros requisitos. El resultado con esta dieta fue muy positivo, porque no volvió a hacer acto de presencia ninguna afección, y yo me encontraba de maravilla. Pero, como apenas consumía grasas, porque notaba que me restaban energía, pues, … especialmente los días que hacía deporte, me faltaban calorías.

Y ahí fue cuando empecé a seguir a otras emprendedoras e influencers de alimentación de todo el mundo, y descubrí que existen formas diferentes de alimentarnos. Mezclando alimentos crudos, deshidratados, fermentados, hervidos, etc. se pueden obtener platos y comidas sorprendentemente ricas y saludables.

Entonces, continué con mi trabajo de búsqueda de los mejores alimentos, y a la vez comencé mi trabajo creativo. Y así fue como cree mis Delicias de Frutos Secos, que tanto me ayudaron a obtener ese plus de energía que necesitaba.

Más adelante, empecé a incorporar pequeñas cantidades de hidratos de carbono complejos, es decir, de almidón. Pero no el procedente de cereales, sino el procedente de tubérculos, como la patata, la yuca, la remolacha.

Finalmente, y hoy por hoy, como de todo. Pero mi dieta es alta en verduras y frutas, y baja en grasas y almidones.

Aún asi, como yo sigo la filosofía de la mejora continua. Creo que todo está en constante movimiento, cambio y evolución. Pues … con la alimentación no debe de ser menos. Debemos de estar cambiando, evolucionando, mejorando, optimizando.

Seguiré en esta tarea, porque es mi pasión, y compartiré con todos vosotros todo lo que vaya descubriendo y experimentando.

Si os ha gustado, y os apetece saber más, me podéis seguir en YouTube, facebook e Instagram. Será un placer compartir información con vosotros y recibir vuestros comentarios. ¡¡¡Gracias!!!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *